Proceso

Las astas de los ciervos se les caen todos los años

Las astas son el tejido óseo que más rápido crece en el mundo animal. Lo hará en alrededor de tres meses.
El asta es una protuberancia ósea compuesta fundamentalmente por proteínas y fosfato cálcico, además de otros minerales como sodio, potasio o magnesio. Les comienza a crecer cubierta de una especie de borra aterciopelada que se encuentra irrigada de sangre (VELVET). Este proceso de crecimiento supone un gasto enorme de energía y nutrientes que el ciervo consigue mediante la comida que encuentra; pero eso no es suficiente y el animal tiene que descalcificar, parcialmente, su propio esqueleto. En el proceso de crecimiento de las astas el ciervo pierde entre el uno y cinco por ciento de su peso.
Este proceso de crecimiento se prolonga hasta mediados de diciembre - enero en función del clima, la comida disponible o cuando se le hubieran caído las astas anteriores. Llegado Febrero y cuando el astas ha alcanzado su máximo nivel, la irrigación que tienen se va cerrando y deja de pasar sangre, por lo tanto, al ciervo le pica enormemente y se restregará contra los árboles para intentar desprenderse de esa borra aterciopelada que se le irá cayendo a tiras según se vaya rascando para dejar al descubierto una blanquecina cornamenta que se irá poniendo oscura a lo largo de los siguientes días.